14. EDUCACIÓN, FORMACIÓN Y APRENDIZAJE PERMANENTE

part4_tool14

  • Invertir en la educación es el punto de partida para el desarrollo social y económico. Es la única intervención más efectiva para mejorar las perspectivas de empleo y la competencia, así como para impulsar el crecimiento.
  • El desarrollo de una infraestructura de formación integral y eficaz, sin exceso de burocracia, y acorde con el cambio de las necesidades del mercado laboral, es fundamental para lograr los objetivos económicos a corto y largo plazo, y para proporcionar a las empresas una ventaja competitiva a fin de competir en la economía global.
  • Las políticas de desarrollo de habilidades deberán centrarse, en primer lugar, en las habilidades básicas de lectura, escritura, lenguaje y aritmética, y deberán orientarse a determinar las necesidades futuras de la economía.
  • El principio de igualdad de acceso deberá aplicarse tanto para la educación y la formación, como para el aprendizaje permanente.
  • Las políticas de desarrollo de habilidades deberán basarse en un análisis de la economía a corto, mediano y largo plazo, y en una identificación de los sectores principales y en crecimiento, donde las personas puedan encontrar oportunidades de empleo.
  • Se promueve la movilidad – un marco nacional de calificaciones estandarizado (MNC) puede ayudar a eliminar las divisiones entre las calificaciones universitarias y aquéllas obtenidas mediante la educación escolar y la formación profesional. Un marco nacional de calificaciones deberá ser estandarizado y sus resultados deberán ser focalizados.
  • Se deberá fomentar las políticas que estimulen a que las personas mejoren sus habilidades a lo largo de su carrera y se adapten a los cambios de requerimientos del mercado laboral. El centro de atención deberá estar en la concordancia de la oferta con la demanda.
  • La empresa y sus representantes deben tener un rol activo en el desarrollo, monitoreo y evaluación de los programas y políticas de desarrollo de habilidades que afectan a las empresas, conjuntamente con el desarrollo y la definición de las competencias ocupacionales.
  • Mejorar las necesidades de productividad debe ser un factor vital para el desarrollo de los sistemas de formación.
  • Las políticas de activación del mercado laboral deben centrarse en impedir que los desempleados a largo plazo se desvinculen del mercado laboral y enfatizar la integración efectiva de las mujeres en el mercado laboral formal.
  • Las políticas de activación del mercado laboral no serán más efectivas simplemente porque aumenten el gasto total, lo que es fundamental es elevar la calidad del gasto.
  • En los países en desarrollo, hacer que las condiciones marco básicas sean las adecuadas (por ejemplo, la educación básica) es muy importante para la generación de empresas sostenibles que puedan contribuir, no solamente a la actividad económica local, sino a la salud y educación de las siguientes generaciones.
  • La empresa tiene un claro interés en asegurar que los sistemas de educación y formación desarrollen la fuerza laboral calificada, competente y flexible, que ellos necesitarán en el futuro. Como clientes principales del sistema de educación y formación, la empresa puede ayudar a proveer información sobre las políticas y prácticas de una diversidad de temas.
  • La empresa debe trabajar en el desarrollo de este marco, conjuntamente con otras partes interesadas: gobiernos, organismos locales y nacionales, académicos e instituciones de formación, y organizaciones de trabajadores.