1. PAZ Y ESTABILIDAD POLÍTICA

part4_tool1

  • Uno de los temas más constantes y fundamentales para la inversión empresarial, incluyendo la decisión de su ubicación, es la estabilidad, la estabilidad de la gobernanza, la continuidad y la previsibilidad.
  • El ingrediente principal de la estructuración y el desarrollo eficaz de las sociedades es la rendición de cuentas y la responsabilidad de todos los actores sociales. La estabilidad política facilita la rendición de cuentas.
  • La democracia garantiza la estabilidad mediante la implementación del equilibrio de poderes.(1)
  • Básicamente, un componente clave del modelo de la economía de mercado es la libertad. La libertad económica provee el entorno que permite que los individuos de una sociedad hagan sus propias elecciones. La sociedad debe brindar a todos los individuos acceso a las herramientas que les permitirán hacer estas elecciones.
  • La inestabilidad política daña la credibilidad del país en su totalidad, y limita las posibilidades tanto para el crecimiento interno como para la inversión extranjera.
  • Mientras el entorno político sea menos estable, menos claro, y tenga mayor riesgo, menos atractiva será la economía para las operaciones y la inversión empresarial, y el consiguiente crecimiento del empleo.
  • El sector privado no solamente tiene un rol central, sino también una enorme participación en la creación y fomento de sociedades prósperas, pacíficas y estables.
  • Como motor principal para la creación de puestos de trabajo, la empresa prospera cuando sus trabajadores y clientes prosperan. Como actores económicos y como seres humanos, las empresas trabajan mejor y más eficazmente en comunidades pacíficas, estables y que se desarrollen bien.

(1) Joseph T. Siegle, Michael M. Weinstein, y Morton H. Halperin: "Why democracies excel" ("¿Por qué destacan las democracias?"), Consejo de Relaciones Exteriores, 2004, utilizando los Datos del Banco Mundial (1961-2001). El estudio reveló que la tasa promedio de crecimiento económico anual era de 2.3% para las democracias, y 1.6% para las autocracias.