Parte vi: Mantener a los Miembros informados

Periódicamente, se debe mantener informados a los miembros de la OE sobre los objetivos de cabildeo de la organización, las acciones que está tomando la organización, las acciones que sería conveniente que tomaran, y cómo está progresando la labor de cabildeo. También deberán contar con los hechos más actualizados sobre los problemas de la agenda de cabildeo.

La comunicación con los miembros es vital si la OE va a garantizar un compromiso con sus objetivos, y solicitar la ayuda de los miembros en las acciones de cabildeo. Comunicar las prioridades, acciones y éxitos es más que un compromiso y apoyo. Los miembros y no miembros de la OE juzgarán el éxito de la organización en su totalidad, basándose en cuán influyentes y exitosos se consideren sus esfuerzos de cabildeo.

Los éxitos de cabildeo normalmente son calificados y son raramente explicados en términos de "triunfo" o "pérdida". Aún cuando existan "triunfos" relativamente claros, a menudo es difícil que la organización los declare y publique. Para la OE, el hecho de proclamar un claro "triunfo", significa, igualmente, declarar una clara "pérdida" para alguien más. Quizás esto no sea conveniente para sus relaciones con los responsables de la formulación de políticas y otros grupos de interés, tales como los sindicatos.

Por estas razones, los miembros casi siempre podrán juzgar que el éxito del cabildeo se debe al esfuerzo de la OE, del cual ellos son testigos; así como a la relevancia de los temas en los que la OE está trabajando, y al volumen y tono de la cobertura periodística. En pocas palabras, ellos desean una clara evidencia de que la OE está trabajando enérgicamente en los temas que les incumbe.(1)

Para que las organizaciones de empleadores sean relevantes y leales a sus objetivos, éstas deben estar dirigidas por sus miembros. Una organización no puede ser una voz confiable de los empleadores, sin saber ni defender lo que creen sus miembros, y sin satisfacer sus necesidades reales en un determinado momento.

El hecho de estar dirigidas por los miembros tiene elementos internos y externos. Una organización de empleadores está dirigida por los miembros si tiene estructuras organizativas y de gobernanza que prevén consultas significativas y retroalimentación de los empleadores, con respecto al desarrollo de las prioridades políticas, estratégicas y laborales. Este elemento interno deberá operar tanto antes de la prestación de servicios de una organización de empleadores (vale decir, la consulta de la planificación), como después de la prestación de servicios (vale decir, la retroalimentación sobre la efectividad de los servicios).

Cuando el elemento externo está dirigido por los miembros, implica que la organización de empleadores comunique a las partes interesadas externas los temas que los miembros han acordado colectivamente mediante la retroalimentación y las consultas internas de los miembros. En términos prácticos, esto quiere decir que la organización de empleadores es realmente la voz de sus empleadores afiliados y el puente con las partes interesadas externas. Los interlocutores externos incluyen los sindicatos, los gobiernos, o la comunidad en general.(2)

Es importante que, tanto en el proceso interno como el externo, las organizaciones de empleadores no se constituyan para cumplir con el objetivo de un solo titular del cargo, o el interés comercial de un solo miembro. Más bien significa que, por la naturaleza colectiva de las organizaciones de empleadores, éstas deben operar al servicio de los miembros en general. A menudo, este hecho requiere la existencia de estructuras consultivas y de gobernanza en las organizaciones de empleadores, a fin de que sean sólidas, inclusivas y justas. Las organizaciones de empleadores deben garantizar que las voces convincentes o enérgicas de sus afiliados reflejen los puntos de vista de la mayoría, si van a ser influenciados. Los titulares de los cargos y los ejecutivos siempre deben tener en cuenta que los afiliados son organizaciones comerciales que compiten entre sí, y no deben poner a la organización en una situación de conflicto de intereses, asociándola con las opiniones de un miembro o un grupo de miembros en contra de los intereses de otros miembros. Estos temas no siempre son fáciles de resolver. Los valores de los ejecutivos y los funcionarios directivos a veces se pueden probar, asegurando que la organización realmente continúa dirigida por los miembros y que es profesional, en el sentido más amplio y académico.

Cuando una organización de empleadores está realmente dirigida por los miembros, los beneficios pueden ser significativos. En primer lugar, mejora el prestigio y la buena voluntad de la organización, haciendo posible que las partes interesadas externas, tales como los gobiernos, escuchen y tomen acción, como lo aboga la organización. En segundo lugar, la labor de cabildeo y representación de la organización se facilita, porque los miembros están más motivados a involucrarse y a expresar el apoyo de terceros para la labor de la organización de empleadores. Este hecho también puede aumentar la posibilidad de que se logren resultados positivos. En tercer lugar, existen beneficios de afiliación. Es posible que los miembros actuales conserven su afiliación, si sus opiniones influencian las estrategias o los resultados. Los empleadores de la industria o región que no son miembros tienen más probabilidades de afiliarse, si creen que su participación sería apreciada y que podría marcar la diferencia.


(1) OIT: "Guía Tres" Cabildeo - de la Serie de Guías: Una Organización de Empleadores Eficaz, ACTEMP, 2005

(2) Esta sección ha sido adaptada de un artículo de Peter Anderson, Presidente de la Cámara de Comercio e Industria de Australia: "What the Private Sector expects from its representative organizations" ("Qué espera el Sector Privado de sus organizaciones representativas"), publicado en la Revista de Política Laboral y Social de la OIE, 2009:
http://www.acci.asn.au/text_files/submissions/2009/Peter%20Anderson%20IOE%20Article%20June%202009.pdf