Parte vi: Decisión para la formulación de un enfoque

6.1 Decisión para la formulación de un enfoque

Casi siempre es una mala idea diseñar campañas de cabildeo en torno a temas negativos y no ofrecer soluciones. Por ejemplo, la disminución del salario mínimo puede ser un tema prioritario, pero el objetivo político para la OE debería ser algo como: "garantizar que todo incremento del salario mínimo se restrinja a un nivel por debajo de la tasa de inflación vigente, en lugar de simplemente: "reducir el salario mínimo".(1)

En ocasiones, las OE deberán tomar un enfoque directo y visible sobre un tema, y presionar proactiva y públicamente (y que se vea que impulsa) un tema (por ejemplo, salir con fuerza en los medios de comunicación para oponerse a una reglamentación propuesta). Mediante esta acción, la comunidad empresarial puede observar claramente cómo trabaja su "organización nacional" en su representación. Sin embargo, este hecho constituye con frecuencia una excepción. Muchos de los esfuerzos de cabildeo se realizan atrás del escenario, donde se realizan esfuerzos más sutiles para influir en el cambio político.

Las organizaciones empresariales representativas tienen que observarse en un contexto comercial: su cliente es la "Comunidad Empresarial", su "Punto de Venta" es el gobierno, pero sus clientes no ven a la OE como un "Punto de Venta". Por esta razón, las organizaciones empresariales deben esforzarse mucho para demostrar su valor y mostrar su impacto.(2)

Por lo tanto, para la OE el hecho de elegir un enfoque directo y visible es de importancia intermitente con respecto al perfil general de la OE ante sus miembros.

6.2 Enfoque llamativo o discreto

El enfoque que la OE elija para el cabildeo se basará en las circunstancias políticas nacionales y en las actuales relaciones con el gobierno.

En la mayoría de los casos, la principal labor de cabildeo de la OE se efectuará en forma discreta, influenciando a los responsables de las políticas en los pasillos. Este es el enfoque discreto típico. La OE ha establecido relaciones y proporcionará a los responsables de las políticas un material basado en evidencias para que su tema progrese.

No elegirá un enfoque público muy crítico – aunque el enfoque discreto no impide una campaña activa de los medios de comunicación – sólo atenuará el estilo, de uno contencioso a uno más constructivo. Sobre todo, buscará mantener sus relaciones.

El segundo enfoque es menos común pero podría ser necesario dependiendo de las circunstancias nacionales, es el denominado enfoque llamativo. Por ejemplo, las relaciones entre el gobierno y la OE pueden estar totalmente rotas, y la única forma que la OE cree que puede avanzar su agenda política es a través de enfoques polémicos tales como anuncios de prensa, cartas abiertas, tácticas legales, etc.

Las características de un enfoque llamativo son una postura pública y ocasionalmente agresiva, mediante el ejercicio de una fuerte presión para el cambio asociada con una campaña, muy enérgica y hostil, en los medios de comunicación.

El "enfoque llamativo" es escaso, como un estilo permanente de cabildeo, ya que indica que las relaciones y la confianza han colapsado. El gobierno sólo apoyará el objetivo político de la OE si la presión política se lo exige. No es aconsejable como una estrategia permanente y sostenible.
Existen muchos casos de combinación de estilos. Para ciertos temas se necesita un enfoque más directo. De esta manera, la OE es más dinámica que de costumbre – pero trata de conservar las relaciones.

Las realidades políticas establecerán el estilo de cabildeo que elija una OE. En los países que tienen una tradición de gobierno central sólido, un enfoque de cabildeo abiertamente hostil puede ser muy perjudicial para el objetivo general de la OE.

¿Cuándo una OE debe elegir un enfoque llamativo?
  • Cuando haya quedado demostrado que el enfoque discreto no funciona. Para hacer esta apreciación, la OE debería tener la posibilidad de presentar ejemplos concretos a su Consejo sobre cómo sus propuestas basadas en evidencias no prosperaron con el gobierno.
  • Cuando se requiera un enfoque más agresivo sobre un tema de fundamental importancia para la comunidad empresarial.
  • Cuando existan fundamentos sólidos. Si la OE cree que puede presentar argumentos sólidos, los cuales también pueden obtener un mayor apoyo.
  • Cuando el clima político sea favorable. 
  • Cuando no exista una alternativa real. No existen relaciones con el gobierno, por lo que la EO piensa que no tiene otra opción que enfrentarse al mismo directamente.
  • Como una manera de que la OE se grabe en la memoria de la comunidad empresarial y del púbico en general.

(1) Guide Three Advocacy Effective Employers’ Organization Series (Guía Tres Cabildeo - Una Organización de Empleadores Eficaz) ACTEMP, 2005.

(2) Peter Anderson, Presidente de la Cámara de Comercio e Industria de Australia (ACCI) (citado en el Informe Anual de la OIE del 2007).