Parte iii: Etapas del proceso de cabildeo

Existen tres etapas generales en una campaña de cabildeo:(1)

Etapa N° 1: Descongelamiento: crear desequilibrio en la situación actual y motivar el cambio.

Etapa N° 2: Movimiento: desarrollar nuevas propuestas basadas en una nueva información.

Etapa N° 3: Recongelamiento: integrar los cambios efectuados y establecer las nuevas situaciones desarrolladas a través de la labor de cabildeo.

3.1_part-iii_01

Ilustración N° 1 (2)

3.1 Primera etapa

Para una OE, el objetivo de esta etapa es desarrollar una sensación de necesidad o estímulo para el cambio. Generalmente, se debe reconocer un fuerte sentimiento de insatisfacción con el statu quo, antes de que pueda suceder el cambio. La situación se encuentra lista para el cambio debido a que por primera vez se hacen las preguntas, se exponen los problemas, se revelan las oportunidades, y se ventilan las posibles soluciones. La retroalimentación crítica y la transparencia son importantes, ya que existe la necesidad de incrementar la apertura, debido a que las fronteras se están abriendo y los horizontes se están expandiendo.

Se facilitan las discusiones mediante la generación de una mayor conciencia de "lo que es" (el statu quo), y "lo qué podría ser" (el futuro deseado). Se incorporan al discurso político nuevos hechos, datos e interpretaciones alternativas.

El comienzo de una campaña de cabildeo es de suma importancia debido a que definen los parámetros y la propiedad del proceso, los cuales tienden a persistir a lo largo de todo el proceso.

En esta etapa la OE:

  • Presentará los conceptos básicos de su propuesta.
  • La OE también puede presentar información de otros estados, debido a que éste es un aspecto cada vez más importante para ejercer influencia en los programas nacionales. La resistencia a aceptar nuevas ideas se debilita mediante el uso efectivo de las experiencias internacionales. Este factor puede empoderar a la OE para cuestionar (competir con) los incentivos y las ideas que prevalecen.
  • La OE desarrolla propuestas concretas para el cambio, basadas en un análisis del problema vigente, y en una evaluación más sistemática de las opciones y experiencias de otros países.

3.2 Segunda etapa

El sistema descongelado pierde su certeza e inercia previas, y busca maneras para rectificar sus deficiencias. Con la finalidad de cambiar, debe existir algún modelo que se desarrolle o funcione de una mejor manera. El simple hecho de tomar conciencia sobre la necesidad de una nueva situación no garantiza el cambio, salvo que las metas y la dirección estén claras, y que las partes interesadas se hayan puesto de acuerdo. Se debe percibir el camino escogido como alcanzable y más positivo, que el hecho de no hacer nada.

En esta etapa la OE:

  • Ampliará y comercializará sus ideas. Sus propuestas se presentarán a un escenario más amplio que involucre a otras partes interesadas, al público a través de los medios de comunicación, o a intereses políticos.
  • Generalmente, esta fase está destinada a mejorar el contexto para una adopción política de la propuesta, mediante la superación del monopolio de la información por el sistema actual, y la comercialización de una visión positiva de la reforma y sus beneficios.
  • La propuesta se lleva fundamentalmente al nivel político para su consideración y adopción. El producto de la adopción política en la mayoría de países es, en primer lugar, la adopción de los principios o del mandato de la reforma, y, más adelante, la adopción de nuevos instrumentos, tales como una ley. Esta fase requiere un período de interacción con un grupo mayor de actores políticos, y mayormente brinda la oportunidad para que intervengan aquéllos que están en contra de la reforma, a través de procedimientos legislativos y políticos complejos y prolongados.

3.3 Etapa Final

Los cambios se incorporan a los criterios de formulación de políticas y a los procedimientos estándar y, a un nivel más profundo, se convierten en parte de las normas y la cultura del entorno. Se deben tomar ciertos pasos y asignar recursos para que los cambios sean sostenibles, y para retener la fuerza del sistema a fin de lograr un desarrollo y crecimiento continuos.

Sin embargo, si la administración pública no está preparada para el crecimiento, la transformación prevista será insostenible y efímera. Particularmente, la fase de implementación del acuerdo de una reforma es riesgosa debido a que la atención generalmente se debilita.


(1) Metodología adaptada de Kurt Lewin, 1951.

(2) Ejemplo adaptado de Yiu y Saner, 1997.