Parte ii: Iniciación del proceso de cabildeo

La OE debe tener al principio una clara perspectiva estratégica del proceso que está emprendiendo, y esta estrategia concertada debe dirigir la labor de cabildeo de la OE.

En términos generales, el enfoque estratégico de cabildeo debe concentrarse en un número limitado de temas políticos bien definidos. Deberá ser posible lograr la meta de la OE en el actual clima político y económico.

En este aspecto, debe expresar claramente sus argumentos de reforma o cambio, y explicar resumidamente los puntos de referencia que espera alcanzar en el camino, así como los supuestos subyacentes. En resumen, la OE sabe exactamente cómo llegar hasta donde desea basándose en su actual posición.

La OE debe estar lista para actuar de forma inmediata y cambiar de rumbo si los eventos se modifican, y debe tener un plan de contingencia.

La efectividad y el éxito de cualquier proceso de cabildeo dependen, entre otras cosas, de la manera en que se implementen los siguientes pasos:

  • Identificación y exposición del tema.
  • Recopilación de la información pertinente.
  • Movilización del interés.
  • Recaudación y administración de los recursos necesarios.
  • Red de contactos
  • Formación de alianzas.
  • Formación y mantenimiento de coaliciones.
  • Participación de los medios de comunicación.
  • Identificación de los contactos en los Ministerios.

Una vez que la OE ha identificado un problema e inicia el proceso de cabildeo, está entrando a la etapa dinámica. Ésta involucra el desarrollo de soluciones, la generación del soporte, y la unión de temas, soluciones y voluntad política para asegurar que se realice el cambio deseado. Finalmente, involucra el control y la evaluación de todo el proceso.

Bien podría ser necesario volver a leer o revisar algunos de estos pasos durante la implementación de la campaña de cabildeo de la OE. Un cabildeo exitoso no avanza en línea recta, y rara vez se desarrolla exactamente de acuerdo al plan. La OE debe estar preparada para los eventos imprevistos y sus consecuencias.

2.1 Uso de las Herramientas

Cada tema demanda diferentes enfoques y estrategias, socios, tácticas, métodos, recursos, materiales, etc. Para embarcarse en una campaña de cabildeo, es importante tener la capacidad de considerar todas las opciones disponibles y elegir entre ellas las opciones estratégicas.  El uso de estas herramientas de manera hábil e informada, tiene como resultado un mayor impacto de cabildeo. Las más importantes herramientas son las siguientes:

La información: Recopilar, administrar y difundir la información es la base para determinar el curso de una campaña de cabildeo.

La investigación: Para llevar a cabo una investigación y un análisis político, se utiliza la información de diversas fuentes, la cual se transforma en opciones políticas, que se convierten en el contenido principal de una campaña de cabildeo.

Los medios de comunicación: Se utilizan diversos medios de comunicación para transmitir los mensajes de la campaña a las diferentes partes interesadas.

Los Grupos de Presión o Lobbying: Convencer a los responsables de las políticas que tienen el poder para realizar el cambio deseado.

Las redes, alianzas y coaliciones Compartir la información y los recursos, así como los mismos objetivos, son aspectos clave para el éxito de la labor de cabildeo.

La elección de las herramientas variará, incluso en el contexto de un proceso único. Dependerá de:

  • El tema que nos ocupa;
  • Los objetivos estratégicos;
  • El mensaje que se debe comunicar;
  • Las partes interesadas objetivo;
  • Las estructuras pertinentes y los procesos involucrados;
  • Los plazos disponibles;
  • Los recursos disponibles;
  • Las capacidades de la(s) organización(es) de cabildeo y sus aliados;
  • El contexto general del aspecto económico, político y social.

El cabildeo es una tarea compleja. No se lograrán sus objetivos mediante el uso de una sola herramienta o un solo método, sino más bien se requiere de una mezcla de enfoques estructurados cuidadosamente.  La OE debe ser flexible durante toda su campaña de cabildeo, de manera tal que si no se consiguen los resultados esperados de una herramienta, se puede intentar con otra.