Paso 4: Análisis de datos

4.1 Asegure la "Representatividad" en el marco de la encuesta

Los tamaños de las muestras de la encuesta deben ser lo suficientemente grandes para que sean significativos (desde el punto de vista estadístico). Sobre todo, las encuestas deben ser representativas del número de afiliados de la OE, incluyendo las afiliadas. Puede ser difícil tener acceso al número apropiado y al tipo de personas que se necesitan para una muestra representativa de la comunidad empresarial. Muchas empresas simplemente no participan en las encuestas debido a las limitaciones de tiempo, y este hecho puede afectar tanto el tamaño de la muestra, como su representatividad.

La OE debe tener cuidado de no solicitar a los mismos participantes que respondan los cuestionarios todo el tiempo. Esta medida puede influir en la información que la OE recibe. Sin embargo, hacer preguntas similares a la misma compañía, año tras año, por ejemplo sobre salarios y sueldos, puede ser una manera beneficiosa de conocer las tendencias de los datos.

Si una OE observa que predominan las "mismas empresas" encuesta tras encuesta, sencillamente debe excluirlas en la siguiente encuesta.

Lo que significa "representatividad" puede diferir de una encuesta a otra. Para algunas encuestas, lo que le añade validez no es tanto el número real de encuestados, sino los propios encuestados . Por ejemplo, si una OE está realizando una encuesta sobre el efecto de una política gubernamental en un área específica, es sumamente importante asegurarse que los empleadores grandes de un determinado sector participen de igual forma que los empleadores más pequeños. Una encuesta con una gran cantidad de encuestados más pequeños puede, incluso, ser menos representativa que una con 10 encuestados que son los principales actores de un determinado sector, o que representan la mayor parte del mercado o del empleo en ese determinado sector.

4.2 Interpretación de los datos

El objetivo de las encuestas es esencialmente hacer el sondeo. La información que proporcionan constituye un excelente fundamento para una mayor investigación y es una base sólida para el trabajo de cabildeo de la OE, pero en realidad tiene sus limitaciones.

Con frecuencia, las encuestas están llenas de sesgos sistemáticos y/o preguntas capciosas, a pesar de los esfuerzos que se hacen para evitarlas. Por ejemplo, demasiados "No sé" podrían ser una señal de que todavía no es el momento de hacer este tipo de preguntas.

Una OE puede sacar deducciones de los datos recopilados, pero no puede hacer una afirmación de manera definitiva. La OE debe ser cuidadosa de no estar expuesta a que la acusen de haber malinterpretado las respuestas.

A menudo los datos serán el resultado de la reacción de las personas, en el sentido de que los encuestados tienden a dar respuestas que son aceptables socialmente, que les dan una buena imagen o que aparentemente el investigador está esperando. Todas las encuestas también son objeto del sesgo de permanencia: las compañías que existen son las que de algún modo pudieron enfrentar los problemas que afectaron a las compañías que ya no funcionan pero que podrían haber perdurado.